SUPERMAN AÑO UNO

¡Hola, amigo! El viernes 9 de Octubre llega a las bateas de las comiquerías de Argentina, de la mano de Ovni Press, «Superman Año Uno». Una vez más, Frank Miller, esta vez contando con el arte del genial John Romita Jr. -la misma dupla creativa que «Daredevil: El Hombre sin Miedo» y el «Darknight Return: The Last Cruzade»- reelabora el origen del primer superhéroe, del mismo modo que lo hizo con Batman.

Para aquellos que no conozcan la trayectoria de Miller, podemos decirles que es el responsable de haber revitalizado la imagen del Hombre Murciélago y de otorgarle la oscuridad que había perdido en la década del sesenta como consecuencia del Comic Code y el éxito de la serie de televisión protagonizada por Adam West. Miller no sólo reescribió el origen de Batman trayendolo a un terreno más mundano sino que terminó de redefinir el mito del personaje con «The Darknight Return» -algo que, con el tiempo se conformaría como un universo en sí- mostrándonos a un Batman viejo y enfermo que decide volver al ruedo en un mundo decadente y violento. Pero además, es el responable también de redefinir otros personajes como el mencionado anteriormente Daredevil de Marvel Comics entre los títulos que se destacan son «Born Again», «The Man without Fear» o «Elektra Asesina». Pero además es responsable de «Sin City», «Martha Washington goes to war», «300», Robocop y Wolverine: Honor, entre otras obras.

En tanto, John Romita Jr. hijo del gran John Romita Sr, artista fundacional de Marvel, se podría decir, descolló en The Amazing Spider Man y en Uncanny X Men en la década del 80 y en varios títulos de Marvel como Cable, Daredevil -junto a Miller-, Thor, Wolverine, Black Panther, Captain America y un largo etc. También fue el artista de Kick Ass, escrito por Mark Millar, en los Eternos con Neil Gaiman y en el crossover entre Punisher y Batman.

El Origen del Super Hombre.

Uno podría llegar a pensar que, según el modo en que trató al personaje de Superman, en los distinos títulos de The Darknight Returns, Miller odia al kriptoniano, sin embargo, según sus porpias palabras en algunos reportajes confesó adorar a Superman «sólo que lo ocultaba muy bien en el DK». Finalmente, Miller escribiría un «Superman Año Uno» y, teniendo en cuenta su «Batman Año Uno» -una historia del origen del Caballero de la Noche y su primer año como superhéroe, oscura, viseral, cruda- uno podría pensar que el origen del Hombre de Acero iba a ir por un carril similar… Sin embargo. Superman Año Uno es una historia tierna, con el inevitable final de Krypton, y los padres de Kal El envíandolo en la nave a la Tierra, con el matrimonio Kent encontrando al niño -sólo que acá mete una variante: al bebé lo encuentra Jonathan mientras viaja solo en su camioneta-, y luego, el pequño Clark creciendo, escuchando los consejos de sus padres, aprendiendo a lidiar con sus poderes y, enfrentarse a su primer día de escuela y a sus primeros enemigos: los abusadores, los que hacen bullying a los más débiles, a los nerds -grupo en el que se encuentra Clark-. Su mayor desafío es contenerse de usar sus poderes y deber lidiar con el abuso cotidiano como el resto, hasta que, por una vez desoye a sus padres y los usa para darles una lecciones a estos matones adolescentes. Este parecería ser el tema central del primer arco, donde la personalidad de Clark/Superman se va forjndo gracias a este conflicto en la escuela. Culmina con su primer amor, Lana y él eligiendo conocerse a sí mismo… alistándose en el ejercito.

Clark tiene una formación militar con los Marines. El relato sigue bien terrenal, pero acá Miller comienza a dar las primeras señales: en un operativo comando, Clark debe revelar sus poderes al resto de sus compañeros y, además, muestra un nuevo poder traído por Miller: puede respirar y hablar debajo del agua. Por su parte, interviene en la historia Lori La Sirena, un personaje de la Silver Age que el autor trae de vuelta, lo que da un giro a la historia que venía de lo más mundana para convertirse en una especie de Las Doce Pruebas de Hercules donde la historia parece hacer agua.

Finalmente, Clark llega a Metrópolis y se nos presentan los personajes que serán trasendentales en la historia del Hombre de Acer: Lois Lane, Lex Luthor, Perry White… Y acá vemos a un Superman todavía alejado de su parte cósmica. Sus primeras batallas como superhéroes las tiene contra la violencia de género o el tráfico de drogas. Miller en esta parte final no smuestra la ingenuidad e inexperiencia de Superman ante un Lex Luthor ya consumando como manipulador, incluso, introduce a la «Trinidad» confrontando al Hombre de Acero inexperto con Batman y con Wonder Woman que se muestra como una mujer plena y confiada.

No es de las mejores obras de Miller, según algunos expertos y fans, y se le achaca varias licencias que se ha tomado el autor, pero Superman Año Uno no deja de ser una historia fuera de la continuidad del personaje.

Con respecto a la parte gráfica, Romita Jr. hace su trabajo y muestra su oficio y habilidad a pesar de los años, sobre todo en la composición de las páginas, sostenida con la narrativa de Miller.